José Aguado Sada (Tudela, 1986) comenzó en la hostelería trabajando con su padre en el restaurante Ferial Bardenas. Fue allí, entre fogones y comida casera, donde descubrió lo que sería su pasión: la cocina. Con 18 años recién cumplidos se marcha a San Sebastián para estudiar en la Escuela de Hostelería Luis Irizar.

Desde su etapa de estudiante hasta comenzar su andadura al frente de su propia cocina, José ha tenido la suerte de trabajar en prestigiosos restaurantes como el Arzak, el Urepel, el Kursaal (de Martín Berasategui), el Miramón de Arbelaitz o el Astelena, todos ellos en San Sebástián; en el Tubal en Tafalla, donde llegó a ser Jefe de Partida, o en el Restaurante Rodero, en Pamplona.

Actualmente es el propietario del Restaurante Príncipe de Viana, en Murchante, y del Restaurante Topero, en Tudela.